sábado, 3 de diciembre de 2016

EL INTELECTUAL PELOTUDO

‎”¡Qué pelotudo! Pe-lo-tu-do”: la punta de la lengua emprende un viaje de cuatro pasos desde el borde de los labios para apoyarse, en el cuarto, en el borde de los dientes. ¿Cómo puede existir un “intelectual” tan pelotudo como Alejandro Rozitchner?

Hoy le hicieron una entrevista en La Nación. No puede negarse que el tipo no teme ejercer la honestidad brutal:

“Desde hace muchos años formo parte de un equipo en el que participan muchas personas como Mauricio, Marcos (Peña), Avelluto, Hernán Iglesias, etc. Participo en distintas reuniones pero nunca sé exactamente cuál es mi aporte. En algunos casos resulta más claro, como cuando inventamos con Marcos los tres valores del Pro. Es como un negocio familiar donde no sabés exactamente qué hacés, pero está tu pedacito”.

¿Cómo habrá sido el momento en que inventaron con Marcos los tres valores del Pro? ¿Se tomaron un café, se sentaron a fumarse un porro y mirar el mar? ¿Habrán sido ellos dos solos o fue un brainstorming entre varios hippies con OSDE?

El periodista le pregunta por el “valor agregado” que aporta al actual gobierno, y Ale contesta:

“Te diría que por un lado sería la informalidad. Yo tengo una visión hippie, vengo del rock, la marihuana, mi formación es filosófica pero después muy rockera y muy marihuanera y por eso al principio me sorprendió que sea tan fácil el trato con Mauricio, que venía de la ingeniería, el deporte y la empresa”.

Afortunadamente para nosotros los argentinos, Ale ya viene realizando una tarea encomiable con sus “talleres del entusiasmo”, donde uno imagina a líderes de grandes empresas o emprendedores de clase media yendo a que el filósofo les trate de decir lo que tienen ganas de escuchar pero con alguna cita filosófica entremezclada: “no se sientan víctimas, traten de acallar la voz molesta de Pepe Grillo y dedíquense a ganar guita a lo loco sin importar cuando es nunca que la van a pasar mejor. Nietzsche decía que...”

El típico discurso de la derecha toy, que repite una y otra vez que “la izquierda” –una bolsa medio difusa donde meten todo lo que les molesta- es puro verso, un grupo de quejosos resentidos que critican y no hacen, y frases así por el estilo. Una suerte de relato que podríamos tildar de “Nietzsche for dummies”.

No se confundan, en lo personal creo que la alegría y el entusiasmo son valores positivos, lo que no significa que asemeje “autoestima” con “egoísmo”.

Hace unos días veía nuevamente una entrevista que le hicieron a Vanesa Orieta, la hermana de Luciano Arruga, el adolescente asesinado por la mafia policial. Pienso en los jóvenes que luchan cada día a brazo partido por un país más justo, ¿necesitarán participar de los “talleres del entusiasmo”?



Estimo que Alejandro Rozitchner debe ser un buen tipo, un buen amigo de sus amigos, e incluso se trata de alguien que fuera querido y respetado por Luis Alberto Spinetta, nada menos. Les juro que no tengo nada contra él como persona sino como  figura de "intelectual".

¡Sean felices!

Rodrigo

5 comentarios:

  1. Ojalá le caiga un rayo, que le entre por un lagrimal y le salga por el ojete.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje. En lo personal, lo digo nuevamente, no le tengo odio ni mucho menos. Simplemente me parece un chanta.

      Eliminar
  2. En verdad que Rozitchner debe ser un buen tipo, más allá de ser un chanta. Supongo que cree en lo que predica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que predica lo que cree... Lo que cree que lo beneficia!

      Eliminar
    2. Sí es cierto, predica lo que cree que lo beneficia. No estoy dentro del alma de Alejandro Rozitchner, pero estimo que además de que le gustará ganar guita, debe creer en lo que predica. Es como decir, desde otra visión opuesta, que un "periodista militante" del kirchnerismo "milita por plata". Imagino que muchos militan por convicción, por plata pero también por ambas cosas.

      Eliminar